info@educreapuebla.com

01 222 366 0473

LA NORMALIZACIÓN.

Algunas veces hablamos de diferentes tipos de niños, los niños que presentan un carácter pasivo son considerados niños buenos, y los que presentan las características opuestas, como la exuberancia física, la imaginación viva, etc., son considerados como particularmente brillantes o simplemente superiores.

Podemos decir que éstos se consideran de tres tipos:
1) Aquellos cuyos defectos deben ser corregidos.
2) Aquellos que son buenos (pasivos) y sirven de modelo.
3) Aquellos que son considerados superiores.

Los últimos tipos pertenecen a los llamados deseables, y los padres están muy orgullosos de ellos, incluso si su presencia no les resulta particularmente agradable.

Las cualidades llamadas malas, buenas, superiores, etc., no deberían existir, debería existir únicamente un tipo de niño que no presentara ninguna de estas características. Esto significa que hasta ahora el mundo no ha sabido medir el bien y el mal, o lo que supera estas dos cualidades.

El individuo es una unidad. Ahora bien, esta unidad debe ser construida y fijada a través de experiencias activas de acuerdo con el ambiente, estimuladas por la naturaleza.

Los desarrollos embrionarios que se han realizado por separado de los 0 a los 3 años, cada cual en el momento determinado, deben actuar finalmente a la vez y organizarse al servicio de la personalidad. Esto ocurre cuando en el periodo sucesivo, de los 3 a los 6 años, la mano trabaja y la mente guía el trabajo.

Si las circunstancias internas no permiten esta integración, las energías continúan empujando aquellas formaciones parciales que se desarrollan de forma desorganizada, desviándose de su finalidad.

Estas deviaciones no deben atribuirse a defectos de la personalidad fallida.

Son apariencias efímeras, sin embargo, son incorregibles en sí mismas porque sólo se pueden corregir cuando todas las actividades concurren a su fin.

Pero cuando el ambiente llama a sus atractivos y ofrece motivos para una actividad constructiva, entonces todas las energías se concentran y desaparecen las desviaciones. Entonces aparece un tipo único de niño, “un nuevo niño” la “personalidad” del niño, ha conseguido construirse normalmente.




To Top ↑