image

Pocos hijos para educarlos mejor

Dra. Evelyn Prado de Amaya y Dr. Jesús Amaya Guerra

 

El eslogan “la familia pequeña vive mejor escuchado durante décadas en México, trata de promover entre la población la conciencia de la paternidad responsable. Muy pocos se inclinaban a reflexionar en qué pudiera tener algunas desventajas.

La familia pequeña puede tener efectos positivos y negativos en la vida de sus miembros. Uno de los puntos positivos más importantes radica en que los padres tienen una mayor disponibilidad de tiempo para atender mejor a cada uno de sus hijos. Sin embargo, en vez de aprovechar ese tiempo para convivir con ellos, algunos progenitores los inscriben en deportes organizados o en talleres y cursos de tipo cultural y académico, donde por lo general se convierten en espectadores y no en participantes en la convivencia con sus hijos.

Por su parte, la familia grande brinda un mayor número de oportunidades de interacción en forma natural que la familia pequeña y, además, proporciona valores qué promueven un crecimiento emocional saludable. Es más fácil que en ella se desarrollen valores como la tolerancia, paciencia, respeto… que se aprenda a negociar, a compartir, a comunicarse.